Cuando llegó el mail invitándome a participar de la Muestra de Afiches, me sentí muy halagado. Susana me había comentado con cierto misterio que iban a contactarme del equipo de BiceBé pero no había aclarado nada más.

No podía haber sido mas acertada la invitación.

“Tenemos el agrado de saludarle e informarle que La Bienal del Cartel de Bolivia BICeBé® y Diseñadores gráficos Bolivia®, está en colaboración con La Paz FestiJazz Internacional quienes llevarán su evento el próximo mes de Septiembre. En esta oportunidad la organización del reconocido FestiJazz ha decidido rendir un homenaje a Marcus Vinícius da Cruz de Melo Morais conmemorando el centenario de su natalicio con una importante exhibición de carteles de diseñadores bolivianos y latinoamericanos.

Nos es grato hacerle llegar esta INVITACIÓN PERSONAL para que considere su participación en esta muestra única con un cartel de su autoría, para lo cual adjuntamos la presentación y Especificaciones Técnicas de la misma.”

Vinicius es un grande, uno de los más grandes. Pero además Vinicius es familiar mío. El vive en mi casa desde que soy un niño. Me recuerdo junto al tocadiscos repitiendo hipnóticamente “falar de amor Itapua, ao sol que arde…

Vinicius me ha acompañado como ese tío fiestero y sabio que siempre tiene la palabra justa durante muchas etapas de mi vida. Pasé un tiempo en el que estuve medio peleado con él, como pasa con nuestros mayores cuando somos adolescentes, y me re-encontré con el con la aparición de la música digital.

El MP3 me devolvió esa experiencia de escucharlo en mis rutinas. Me metí de lleno en esa memoria musical y volví para descubrir, ahora si con mas consciencia, la belleza y profundidad terrenal de sus letras.

Así que cuando pude hacerme un tiempo para diseñar el cartel en su homenaje tuve el inmenso placer de sumergirme en su música nuevamente, de cantar las canciones con mis hijas repasando el ritual de mi infancia y asi empapado en sol, playa, amores, mujeres y tristezas (¿quien dijo que los brasileños no cantan a la tristeza?) me fui metiendo en las posibilidades.

Empecé la búsqueda por el camino mas racional, busqué imágenes de Vinicius pero su poesía es mucho mas que su imagen personal,
Así que repasé sus letras:

”E a coisa mais divina
Que há no mundo
É viver cada segundo
Como nunca mais”

Puro rock’nroll
O si no:

“A felicidade é como a gota
De orvalho numa pétala de flor
Brilha tranquila
Depois de leve oscila
E cai como uma lágrima de amor”

Los tangos se arrodillan ante semejante definición.

Boceté unas imágenes que jugaran con esa poesía visual pero sentía que esa era un visión recortada, no se podía ir por la poesía sin atender la música. En “mi Vinicius” son dos cosas inseparables.

Además se trataba de un festival de música el que rendía homenaje al poeta.

Escuchando su discos se me representaron aquellos posters y portadas de jazz que describian a NY como una foto fuera de foco con luces marquesinas y movimiento. Pero Vinicius es bossa nova y bossa nova no es la gran urbe. Así que salí a la busqueda de ese bokeh tropical.

Pensé entonces en hacer un dibujo automático, aislado, al ir escuchando las canciones. Asi fueron surgiendo una serie de trazos en el IPAD con sketchbook, trazos rítmicos en distintos planos con distintos colores. Hice muchos.

Es probable que nadie llegue a ver la música en la propuesta, pero para mi refleja ese momento íntimo de comunión con su música.

En el Samba de Benço Vinicius pide la bendición para grandes artistas que el ha conocido. Así que terminando el cartel no quedaba mas que pedir la bendición para Vinicius para dar por cerrado el homenaje.

Saravá BiceBé, Saravá Susana Machicao, Saravá La Paz Festijazz. Muito Obrigado!

PD: Si tienen un rato pasen a ver la excepcional muestra de la BiceBé